viernes, 26 de junio de 2009


2 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

A este hombre lo conozco. Lo he llevado muchas veces en mi colectivo. Le gusta sentarse en el asiento grande del fondo, a la derecha, junto a la ventanilla. Lo curioso es que nunca paga boleto. Cuando sube, ni siquiera me mira. Pero murmura mi nombre mientras mira el suelo. Como dándome a entender que todo está bien, que no tengo por qué preocuparme.

Saludos.

mariano a. dijo...

excelente dibujo!